El regadío y la modernización del existente siguieron avanzando en 2019


La información aportada por la Encuesta sobre superficies y rendimientos de cultivos (ESYRCE) de 2019 ha profundizado este año sobre el regadío y su distribución territorial. Aunque en anteriores ocasiones ya hemos hablado del uso del agua en la agricultura española (aquí y aquí), en esta ocasión vamos a poner el énfasis en la extensión territorial y no tanto en el propio consumo del preciado elemento y las mejoras en la eficiencia de su uso.

El regadío y la modernización del existente siguieron avanzando en 2019
Como marco general, no obstante, hay que señalar que la superficie de regadío en España alcanzó en 2019 los 3,8 millones de hectáreas, con un crecimiento relativo desde 2009 del 11,9 % (es decir, a un ritmo del 1,1 % acumulativo anual). Andalucía es la comunidad autónoma que más superficie de regadío presenta, con un 28,9 % del total nacional, seguida de Castilla-La Mancha (14,8 %), Castilla y León (12,2 %) y Aragón (10,9 %).

El regadío y la modernización del existente siguieron avanzando en 2019

Sin embargo, al relativizar los datos, nos aparece un mapa ligeramente diferente. Así, las comunidades que presentan una mayor intensidad de suelo cultivado (porcentaje de cultivos sobre extensión total) son Castilla-La Mancha, Región de Murcia, Andalucía, Aragón y Castilla y León. Y, con respecto al peso del regadío en la superficie de cultivo, las comunidades más destacadas son Canarias, Comunidad Valenciana (la única en la que se redujo la superficie regada en la última década), Región de Murcia, Cataluña, Andalucía, Navarra, La Rioja, Extremadura y Aragón. No es extraño que entre esas comunidades se encuentren las mediterráneas y Canarias, donde la escasez de agua es mayor.

El regadío y la modernización del existente siguieron avanzando en 2019
Por otro lado, en la mayor parte de los territorios se ha venido produciendo un descenso del sistema de riego por gravedad en el período 2009-2019, con las excepciones de Castilla-La Mancha y Canarias donde, además, este crecimiento se ha situado por encima del registrado por la superficie de riego localizado. En el resto de las comunidades, destaca el fuerte impulso que ha tenido en la pasada década el aumento del riego localizado en Extremadura (87,9 % en 10 años). Muy por encima de la media nacional también se situaron Castilla y León y Aragón.

La fuente de todos los datos es ESYRCE, MAPA

Descarga documento (PDF 344 KB.)