Enero

loader Cargando...

Año 2013



Más de 300 agricultores asisten a la jornada técnica organizada por Cajamar

17 de enero, 2013
jornada tecnica cajamar


Más de 300 profesionales del sector agrario han asistido hoy a la jornada técnica Modernización de la Fruticultura Valenciana, organizada por Cajamar Caja Rural en su Centro de Experiencias de Paiporta. El objetivo de esta iniciativa ha sido dar a conocer las alternativas existentes para la reconversión del sector citrícola a través de otras especies y variedades con positivas posibilidades de producción y venta, entre ellas el kiwi, el granado, el aguacate o el paraguayo.

La jornada ha sido inaugurada por el vicepresidente del Consell y conseller de Presidencia y Agricultura, Pesca, Alimentación y Agua, José Císcar, quién ha destacado "el apoyo del Consell para diversificar la producción agraria hacia cultivos alternativos con mayor demanda y rentabilidad".

José Císcar ha indicado que la Generalitat mantiene, a través del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), "diversas líneas de trabajo con el objetivo de encontrar variedades y cultivos que se ajusten a las características de suelo y clima de la Comunitat Valenciana, a las preferencias de los consumidores y con perspectivas interesantes para el futuro de nuestra agricultura".

Durante el acto inaugural, el Presidente de Fundación Ruralcaja Valencia, José Garrido, ha señalado que con la jornada "se pretende analizar las posibles alternativas de otros frutales a las actuales plantaciones de cítricos que, paulatinamente, han venido perdiendo rentabilidad en los últimos años, dando lugar al abandono de parcelas con los problemas económico y medioambientales que esa decisión acarrea".

Garrido ha manifestado que "este tipo de acciones requiere del esfuerzo, ilusión, buen hacer, aprovechamiento de nuestros recursos, información y experiencia, que no nos cabe la menor duda son atributos innatos de nuestros agricultores y requisito indispensable para el éxito de aquellos jóvenes agricultores que deciden incorporarse a este sector de la economía primaria, que en estos años tan difíciles está siendo motor de las exportaciones, factor fundamental en el mantenimiento de nuestro PIB y de nuestra recuperación económica".

Por su parte, el responsable de Negocio Agroalimentario y Cooperativo de Cajamar, Miguel Rodríguez de la Rubia, ha subrayado que "estamos en un momento en el que la agricultura debe buscar la rentabilidad máxima de sus producciones y ello requiere introducir nuevas variedades que se adapten a la demanda del mercado. Hay que ampliar el calendario de producción para que el consumidor pueda adquirir el producto durante prácticamente todo el año, así como mejorar sus cualidades para que resulte más atractivo".

En este sentido, ha explicado que uno de los principales objetivos de Cajamar es impulsar el sector agrario a través de dos líneas de actuación: el traslado de conocimiento técnico de las oportunidades de producción de las distintas variedades y la financiación para llevar adelante el proyecto.

"Queremos contribuir de forma decidida al desarrollo de la agricultura valenciana por la vía de los hechos, mediante la aportación de los recursos financieros necesarios para acometer los proyectos de modernización del sector", ha precisado Miguel Rodríguez de la Rubia.

La jornada ha estado dedicada a la reconversión del sector citrícola a partir de la modernización de las estructuras de producción para mejorar la productividad de las explotaciones, y la introducción de nuevos productos que se adaptan fácilmente a las condiciones climatológicas de la Comunitat Valenciana.

El responsable del Servicio Técnico Agroalimentario y Cooperativo de Cajamar, Roberto García, ha indicado en su intervención que "el sector citrícola va a seguir siendo estratégico pero va a tener que incorporar nuevas variedades, principalmente en el cultivo de mandarina, que tienen un precio de venta superior a las tradicionales. Asimismo, planteamos la diversificación de la oferta con nuevas especies como el kiwi, el granado o el paraguayo, cuya demanda es creciente y puede suponer una alternativa exitosa para el sector".

"La modernización del campo -según ha resaltado- requiere sistemas productivos más intensivos que permitan rentabilizar las inversiones en un menor plazo de tiempo".

Tradicionalmente las explotaciones frutales tenían una vida útil de hasta 20 años, cuando en la actualidad no alcanzan los 10. Por ello, según Roberto García, "Cajamar ha lanzado una campaña de financiación que va a permitir a los agricultores disponer de los importes necesarios para hacer frente a la inversión que requiere el proyecto. Asimismo, vamos a facilitarles la amortización de los préstamos con generosos periodos de carencia y condiciones preferentes".

Cultivos alternativos

Durante la jornada, los ponentes han destacado las posibilidades que ofrecen las nuevas variedades de cítricos, por su gran aceptación y demanda en el mercado, así como por sus posibilidades de explotación. Estas nuevas variedades permiten ampliar el calendario de producción y, por tanto, mejorar la rentabilidad.

Respecto a los cultivos alternativos, las intervenciones se han centrado en el kiwi, el granado y el paraguayo, dada la creciente demanda que han registrado en los últimos años.

En España se consumieron, el pasado año, un total de 152.000 toneladas de kiwi, de las que sólo 23.000 se habían producido en nuestro país. El cultivo de este producto podría cubrir un mercado que actualmente requiere la importación de otros países, principalmente Italia y Nueva Zelanda.

Por su parte, el granado es un producto cada vez más demandado por sus propiedades antioxidantes. Este cultivo se adapta a terrenos pobres que hacen difícil la explotación de otros cultivos, por lo que representa una buena alternativa con buenas posibilidades de venta. Además, según han expuesto los expertos que han participado en la jornada, hay numerosas posibilidades de introducir el producto a través de su comercialización tanto en fresco, como en cuarta gama o derivados (zumos, semillas deshidratadas, mermelada, etc.).