Febrero

loader Cargando...

Año 2013



La Estación Experimental de Cajamar, referente en un proyecto europeo sobre agricultura sostenible

14 de febrero, 2013
cajamar referente proyecto europeo

La Estación Experimental de Cajamar en Almería ha sido elegida como referente para participar en un proyecto de la European Crop Protection Association (ECPA) que promueve una agricultura sostenible que minimice la presencia de trazas de plaguicidas en los alimentos. El objetivo de la iniciativa es aumentar la confianza del consumidor en la seguridad alimentaria, e incluirá cursos para formadores que extiendan las buenas prácticas en el uso de fitosanitarios.

La Estación Experimental acogerá en junio un curso al que asistirán expertos procedentes de Turquía con el objetivo de formarse en las técnicas utilizadas en Almería. A este respecto, el responsable de transferencia de la Estación Experimental de Cajamar Caja Rural, Juan Carlos Gázquez, ha destacado que el desarrollo de la gestión integrada de plagas en Almería, que combina la lucha biológica con el uso de fitosanitarios, se ha convertido en un referente para producciones mediterráneas como el tomate y el pimiento.

En unas jornadas celebradas durante la feria hortofrutícola de Berlín, Fruitlogística, Juan Carlos Gázquez expuso que en los últimos años se ha avanzado en la gestión integrada de plagas. Y a pesar de que el cumplimiento (97,5 %) de los límites máximos de residuos (LMR) ha sido general, la industria fitosanitaria no es ajena a la preocupación manifestada por la sociedad europea y es consciente de que se puede hacer más. Por este motivo, la European Crop Protection Association ha puesto en marcha un proyecto específico para desarrollar proyectos que contribuyan a una agricultura europea sostenible como respuesta a las expectativas de los consumidores. Esta iniciativa tiene como objetivo minimizar, aún más, la presencia de trazas de plaguicidas en los alimentos.

Entre las claves de este cambio en la lucha contra las plagas figuran la planificación de estrategias preventivas, la mejora del aislamiento de los invernaderos y el control de la temperatura interior y mantener una buena ventilación para evitar la aparición de enfermedades. Destaca también el uso de nuevos productos fitosanitarios que respeten la fauna auxiliar empleada en la lucha biológica, y que dejen menos residuos.

Informó que el primer cambio se produjo al utilizar abejorros para la polinización en los invernaderos de tomate, ya que hubo que emplear tratamientos respetuosos con estos insectos. Con posterioridad, la introducción de fauna auxiliar para combatir plagas y enfermedades vegetales, como el caso de los nesidiocoris en el cultivo de tomate o ácaros como el swirskii en el de pimiento, ha obligado a un nuevo cambio en los fitosanitarios, cada vez menos agresivos y más respetuosos con estos insectos. Con este cambio se ha conseguido no solo no superar el límite legal de residuos de pesticidas, sino disminuir al mínimo posible los restos en los vegetales.