Febrero

Proyecto BACAGRO: los nuevos productos bioestimulantes de uso agrícola

21 de Febrero, 2017
  • El proyecto de investigación BACAGRO tiene como objetivo global el desarrollo de nuevos productos bioestimulantes de uso agrícola para la mejora de la rentabilidad y sostenibilidad de la agricultura intensiva bajo plástico.

El objetivo del proyecto BACAGRO (Producción de bacterias para uso agrícola como mejoradores de la fertilidad del suelo y agentes protectores frente a fitopatógenos), se puede dividir en varias líneas: (i) Selección e identificación de bacterias beneficiosas para los suelos y las plantas, (ii) Desarrollo de procesos productivos microbianos escalables que sean competitivos con su aplicación agrícola, (iii) Desarrollo de métodos de preservación y aplicación de dichas bacterias garantizando su seguridad y eficacia y,(iv) Evaluación del efecto en suelos y plantas tras la aplicación del producto en su fase final. De esta forma, la ejecución de BACAGRO permitirá incrementar la productividad de los cultivos bajo plástico por minimización de las enfermedades provocadas por hongos y otros agentes patógenos, a la vez que se disminuirá el uso de agentes químicos empleados para el control de los mismos, así como el aporte de nutrientes gracias a un mejor uso de aquellos que están presentes en el suelo, lo que se traducirá en un incremento paralelo de la sostenibilidad de este tipo de cultivos.

El proyecto BACAGRO supondrá una intensa cooperación público-privada de carácter multidisciplinar durante un periodo de tres años, comenzó en octubre de 2015 y estará impulsado por una empresa de base tecnológica como es Biorizon Biotech, S.L. (dedicada al desarrollo, producción y comercialización de biofertilizantes); la Fundación Cajamar, que participará como centro de investigación referencia en el campo de la agricultura intensiva y, como tercer socio, participará la Universidad de Almería, a través del Centro de Investigación en Biotecnología Agroalimentaria (BITAL), lo que supondrá la participación dentro del proyecto de tres Grupos de Investigación pertenecientes a la Universidad de Almería: BIO-175: Desarrollo de técnicas microbiológicas para la mejora de suelos de interés agrícola, BIO-173: Biotecnologia de microalgas marinas y; RMN-346: Ecología Acuática y Acuicultura.

Se trata por tanto, de un equipo de trabajo que aborda todas las etapas del proceso, identificación de microorganismos a escala de laboratorio, la producción industrial, la preservación de los mismos y su evaluación en campo. Todos ellos liderados y coordinados por la empresa Biorizon Biotech, S.L., con una amplia experiencia en el desarrollo de proyectos de investigación y sobre todo, con experiencia en la puesta en mercado de nuevas soluciones tal y como demuestra la evolución de su catálogo de productos. El desarrollo del mismo, supondrá la movilización de una inversión de más de medio millón de euros, que estarán cofinanciados por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), a través del Programa Estatal de Investigación, Desarrollo e Innovación Orientada a los Retos de la Sociedad (Convocatoria RETOS-Colaboración 2015 del MINECO).

BACAGRO campo

El éxito del proyecto BACAGRO no solo permitirá avanzar en la tecnología de producción y utilización de bacterias de uso agrícola, sino que permitirá el desarrollo de nuevos productos basados en microalgas, abriendo una importante línea de trabajo tanto en la producción de este tipo de microorganismos como para su empleo en agricultura. Esto permitirá continuar avanzando en la mejora de la sostenibilidad y rentabilidad de la agricultura, como única forma de mantener su competitividad en una economía cada vez más globalizada.

Dentro de este proyecto la Fundación Cajamar, a través de la Estación Experimental Cajamar, será la responsable de evaluar todos los efectos bioestimulantes que tienen las diferentes bacterias objeto de estudio sobre el crecimiento, desarrollo y producción de los cultivos, así como la determinación de su papel supresivo frente a determinadas enfermedades que afectan a los cultivos en suelo. De este modo, poder constatar de modo más eficiente el efecto positivo de cada una de las bacterias estabilizadas para su posterior uso en agricultura.

logos de entidades que colaboran