Año 2015

Cajamar y el genetista José María Ordovás presentan el nuevo volumen de Mediterráneo Económico: 'Nutrición y salud'

23 de Julio, 2015

El Centro de Cultura de Cajamar en la Puerta de Purchena de Almería ha acogido esta mañana la rueda de prensa de presentación de 'Nutrición y salud', la nueva entrega de la colección de estudios Mediterráneo Económico que edita Cajamar Caja Rural.

Cubierta ME 27

Acceso a la obra completa

La presentación ha corrido a cargo del coordinador de la publicación, José María Ordovás, especialista en nutrición y genética, director del Laboratorio de Nutrición y Genómica de la Universidad de Tufts en Boston (Estados Unidos), e investigador colaborador en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC, Madrid). Ordovás está considerado como uno de los fundadores de la nutrigenómica como disciplina científica, y uno de los investigadores a la vanguardia internacional en los avances sobre la personalización de la dieta, como mecanismo de prevención de enfermedades y fomento de un estilo de vida saludable, a partir de la identificación del perfil genético de cada individuo.

El trabajo del Dr. Ordovás se centra en el estudio de los factores genéticos que predisponen a las enfermedades cardiovasculares y la obesidad y su interacción con el resto de condicionantes ambientales, entre los que destacan especialmente los hábitos alimentarios. Ha publicado unos 600 artículos originales, revisiones y editoriales, así como varios libros sobre genética y nutrición, con especial atención en la dieta mediterránea, y en los últimos años ha contribuido a la formación de un gran número de investigadores de diferentes nacionalidades. Su labor ha recibido numerosos honores científicos, entre ellos el USDA Secretary’s Award, la mayor distinción civil del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos; el Premio Centrum de la American Nutrition Society, y la Medalla de Oro de la Sociedad Española de Cardiología. Ha sido nominado para el Premio Príncipe de Asturias, y es miembro de las Reales Academias de Ciencias y Medicina de Zaragoza, así como de la Academia Española de Nutrición y de la Real Academia de Farmacia.

Presentación ME 27

En este número 27 de Mediterráneo Económico, José María Ordovás ha reunido las aportaciones de 31 especialistas de diferentes centros de investigación en alimentación y salud y atención clínica, que dedican los 21 artículos que componen el volumen al estudio del impacto de la conducta alimentaria en nuestra calidad de vida y su función en la prevención de enfermedades y en el mantenimiento de un buen estado de salud entre los diferentes grupos de edad. Sin olvidar de la etimología de la palabra dieta, que incluye no solo la alimentación sino también el estilo de vida en general, entre los que hemos de tener siempre presente la actividad física. Finalmente, la publicación recoge también la importancia de la educación, la publicidad y el marketing agroalimentario en nuestras costumbres a la mesa, el papel de los nuevos alimentos funcionales, así como los resultados de los estudios clínicos más recientes, como el PREDIMED, que ha demostrado que la dieta mediterránea extiende sus beneficios más allá del corazón para alcanzar al cerebro y las funciones neurológicas y cognitivas.

En definitiva, el aumento de la esperanza de vida en las sociedades occidentales y la proliferación de enfermedades como el cáncer, las cardiopatías, la diabetes o la hipertensión entre una población con una tendencia creciente a la obesidad y cada vez más envejecida, han incrementado el interés social de todo lo relacionado con la alimentación, que se entiende como un problema de salud pública, más allá de las cuestiones estéticas. A este respecto, y como señala el propio Ordovás en su artículo dedicado a la genética y la nutrigenética: “Las recomendaciones dietéticas para la prevención de las enfermedades más comunes en la población han ido cambiando con el tiempo, guiadas en parte por un conocimiento científico incompleto y en parte por intereses diversos, incluyendo los económicos o los políticos. En esa evolución también hemos sido testigos de errores más de tipo científico. Afortunadamente, el progreso de la ciencia y la manera en que está estructurada la investigación hacen que los errores se vayan corrigiendo y los mitos cayendo. En la actualidad, las nuevas tecnologías nos están ayudando a adoptar hábitos alimentarios en consonancia con nuestro genoma y nuestro entorno. Este conocimiento que estamos generando nos llevará a una mayor personalización de las recomendaciones nutricionales […], a enmarcar de una manera predictiva y certera a cada individuo dentro de un grupo con características metabólicas similares”.