¿Cómo insonorizar un local comercial?

13 de Noviembre, 2019

Para saber si necesitas insonorizar o no un local tendrás que conocer, en primer lugar, el volumen tolerado por la normativa, lo que dependerá, fundamentalmente de la zona (si es residencial, si está cerca de un hospital, si se trata de un área industrial…) y del horario. Para localizar esta información, deberás acudir a las ordenanzas municipales. Conociendo los límites a respetar, lo siguiente es conocer el nivel de ruido que se genera o se generará en el local en cuestión, para lo que debes encargar un estudio acústico, realizado por profesionales que se valdrán de previsiones teóricas en caso de que la actividad no haya comenzado, o de aparatos de medición en caso de que se trate de un local en funcionamiento. En algunas comunidades, además, una certificación que acredite el cumplimiento de la normativa en materia de ruido es requisito para conseguir la licencia de apertura.

Una vez manos a la obra, se actúa alguno o varios de los siguientes elementos: techos y paredes (usando espuma de poliuretano, las espumas de melanina, las fibras de poliéster o el corcho), puertas (doble puerta o puertas selladas) y ventanas (doble ventana o ventanas con doble acristalamiento), y también sobre los suelos, pilares, escaleras, bajantes, conductos, extractores…

Además de cumplir con la ley para evitar sanciones administrativas, civiles o penales, no hay que olvidar que contar con un local debidamente insonorizado será beneficioso también para el disfrute de los clientes y para la pacífica coexistencia con vecinos y otros locales de los alrededores, ya que el exceso de ruido ha sido tradicionalmente uno de los principales problemas de convivencia.