¿Qué ciudades aspiran a la capitalidad tecnológica en Europa?

10 de Septiembre, 2019

Si estudiamos el sector tecnológico europeo, veremos que hasta el momento ninguna ciudad europea ha conseguido erigirse como la capital continental del sector tecnológico para jugar en la misma liga que la estadounidense San Francisco, que, con Silicon Valley al frente, es el referente del sector a nivel mundial. La explicación puede residir en que tradicionalmente las ciudades europeas han tocado todos los sectores, aunque, gracias a modelos fiscales benévolos, Dublín (en Irlanda) y Ámsterdam (en Holanda) han conseguido atraer a las principales empresas tecnológicas del mundo para tener su sede en Europa. En este sentido, la capital irlandesa acoge a empresas como Facebook, Google o Twitter en el conocido como Silicon Docks (un juego de palabras entre Silicon Valley y los docks (muelles) del puerto interior que tiene la ciudad). Por su parte, Ámsterdam tiene también como gran argumento a favor ser la sede de uno de los grandes puntos neutros de la red de Europa: el Ámsterdam Internet Exchange (AMS-IX). Todo ello sin perder de vista que Londres, Manchester y Leeds, en el Reino Unido, también han creado distritos en los que las empresas relacionadas con las nuevas tecnologías pueden crecer. Mientras, Niza, Varsovia, Lisboa y Barcelona son otras de las grandes ciudades europeas que están trabajando para conseguir el liderazgo en el sector tecnológico europeo. En todos los casos, se ha apostado por zonas con una buena conexión con el transporte público y cerca del centro de la ciudad, dos de las condiciones imprescindibles para los trabajadores de las compañías tecnológicas.