Oportunidades en comercios de moda

Plataforma comercios
Publicaciones

Emprendedores

La revista líder en economía de empresa, te ofrece...

Oportunidades en comercios de moda

02 de Junio, 2017

Apuesta, sobre todo, por diseños de pequeños autores a precio asequible

En un mercado en el que el diseño lo es todo, que busca propuestas atractivas a la vista con precios moderados. El precio ajustado se impone incluso en las creaciones más exclusivas. Hay también hueco en tendencias casi vírgenes como la producción local (frente a la moda global) y el háztelo tú mismo orientado a joyas y arte.

En un segmento tan competitivo como este, con la presión de las grandes marcas capaces de ofrecer precios casi de saldo, las oportunidades están por la especialización en segmentos desatendidos (como las tallas grandes orientadas a un público joven), la hiperespecialización en un producto concreto con una oferta única y exclusiva en el mercado (diseñadores independientes internacionales y artículos de coleccionista) y la explotación del concepto cheap&chic (moda exclusiva a precio bajo sin llegar a ser low cost).

foto5 1496409578

Tendencias en alza

Busca también conceptos entroncados con tendencias en alza, como la moda y decoración ecológica de Home on Earth, un concepto con artículos para todas las edades. O siguiendo el modelo de The IOU Project, que adapta la tendencia de la producción local y artesanal como reclamo frente a lo fabricado en países poco desarrollados. Son artículos elaborados en su totalidad en Europa usando tejidos provenientes de la India, fabricados de forma artesanal. “Hemos unido a los artesanos de la India con los de Europa”, comenta su fundadora Kavita Parmar.

Surge, de nuevo, el concepto de lo hecho por ti mismo: están en auge los comercios con taller para hacer ganchillo, el crochet, pero orientado a artículos de decoración, como lámparas, pufs, cubrebicis, cubremacetas...); el patchwork e, incluso, los bolillos, que salen de los pueblos para instalarse en el centro de las grandes ciudades. Dentro de este concepto también quedan nichos vírgenes, como las tiendas de moda hecha por el propio cliente, pero orientadas a las niñas o las tiendas-taller de joyería y complementos. Aquí también caben los conceptos mixtos, como el que explota el taller-comercio (sí, es antes taller que tienda) Géneros de Punta, donde una diseñadora de joyas y un pintor trabajan delante del público y ofrecen sus creaciones a los clientes que pasean por el centro de Barcelona.

EJEMPLOS DE EMPRESA

Moda afrancesada a un precio más bajo del habitual en un barrio rodeado de tiendas caras

Cosette

La buena marcha de Cosette, que explota el concepto de cheap&chic, demuestra que estemos en el mercado que estemos, lo bueno, bonito y barato funciona. Más, todavía, si te sitúas en un barrio (como el de Salamanca de Madrid) en el que la mayoría de la oferta es de marca de precios elevados. Sus propietarios lo tienen clarísimo. “El secreto es un buen precio, siempre asequible, con un concepto cuidado, una decoración vintage. En este barrio no había nada parecido. Y la gente aquí también mira precio. Yo creo que más. De hecho, se está poniendo de moda el low cost y se están abriendo cosas parecidas. Inauguramos la primera tienda hace dos años y acabamos de abrir la segunda”, comenta Belén García, una de las fundadoras de esta marca inspirada en el personaje de Los Miserables. El de Cosette es el ejemplo de dos tiendas en el mismo barrio, bastante cerca una de otra, con el mismo concepto, pero orientadas a segmentos de edad distintos: una tiene un enfoque más juvenil y precio más bajo: desde 20 euros hasta 50. Esa es la media que tenemos en todos los productos. Vestidos, pantalones... Todo a ese precio. Y en la segunda tienda, dirigida a un segmento de edad más alto, es un concepto más maduro y elegante, con precios entre 40 y 80 euros. Algunos complementos y calzado de piel cuestan más, pero el grueso de la ropa está en ese rango”.

Rompiendo esquemas

¿Cómo conseguimos margen con dos locales situados en algunas de las calles más caras de Madrid? Primero, las tiendas son muy pequeñitas (30 metros cuadrados, incluido el almacén). Pero estamos muy bien ubicados y aprovechamos el espacio al máximo. No tenemos escaparate, la entrada a la tienda son dos portones de cristal que están siempre abiertos, que invitan a entrar. Y luego, engrandecer tu producto con el entorno, la decoración”.

Un complemento convertido en objeto de culto, para quienes buscan moda y coleccionistas

La tienda de las gorras

Si toda la vida han existido comercios especializados en sombreros, ¿por qué no uno de gorras, que es un producto que consume todo tipo de público? “Hacía falta. En Estados Unidos hay algunos en los que destaca el producto de las gorras sobre el resto de la oferta, pero suelen ser tiendas de una sola marca, o especializadas en equipos de ligas americanas. Nosotros vimos que había una oportunidad si mezclábamos en un mismo espacio gorras de ligas americanas y marcas menos vinculadas al deporte. Parece que hemos acertado”, asegura Javier Munárriz, uno de los socios de La tienda de las gorras.

Para todos los públicos

Aunque podamos pensar que este tipo de artículos los consume fundamentalmente gente muy joven y relacionada con deportes como el skate, no es así. “Vendemos tanto a gente joven como a mayores. Es cierto que los primeros en enterarse y acercarse han sido los que practican skate ylos usuarios habituales de bici, pero luego se ha ido extendiendo a todo tipo de público. Está funcionando muy bien por el boca a boca”, añade.

El éxito tiene mucho que ver con la capacidad de crear una oferta muy completa y exclusiva. “Tenemos gorras de diseñadores independientes y marcas que vendemos en exclusiva en Madrid o, incluso, en toda España. Cosas que no son fáciles de encontrar y que la gente tenía que comprar, antes, online. Así conseguimos que los clientes habituales se pasen todas las semanas o cada dos. Buscamos una rotación muy alta de los productos. Trabajamos con muchas marcas, pero hacemos pedidos muy pequeños, no queremos quemar los modelos ni las marcas. Es más trabajo, obliga a hacer pedidos continuamente, ver catálogos, buscar nuevas marcas… pero es clave para que funcione mejor el negocio”, asegura. “Tenemos incluso productos de coleccionistas. Gorras antiguas de los 90, sin estrenar. Marcas exclusivas de Estados Unidos y de todo el mundo. Muchas son unidades limitadas que están agotadas en otros sitios”.

Crear tu ropa de la mano de profesionales

Teté Café Costura

Otro concepto en auge que intenta explotar la tendencia de aprender a hacer cosas: en este caso, a coser tu propia moda. “Se dirige a todos los que quieran aprender a crear y reciclar su armario. Además, explota la filosofía del cibercafé, sólo que en lugar de ordenadores tenemos máquinas de coser para alquilar por horas y trabajar tus creaciones mientras disfrutas de un café en compañía”, explica la propietaria de Teté Café Costura, Teresa Barrera.

La experiencia de la creación de moda, en un ambiente cuidado muy al detalle. “Quería que fuese bonito, con arte, 100 metros cuadros en los que organizamos cursos a diario de todo tipo: para unas horas, para varios días, para aprender a coser a máquina, de patronaje para hacer diseños para el hogar, para niños y bebés… También hacemos cursos de ganchillo y quedadas de ganchillo una vez al mes. Es un concepto pensado para todo tipo de públicos, sin importar la edad”, añade.

Dice que cuando ella concibió su proyecto (hace dos años que está en marcha), en este tipo de conceptos no había un boom como ahora. Y advierte que esto puede ser tanto positivo como negativo.

Peligro de burbuja

“Aunque ahora a la gente le ha dado por coser y hacer punto hay que tener cuidado porque está surgiendo mucha competencia y se puede estar creando una burbuja. Se quedará la gente que tenga talleres más interesantes, profesores profesionales…”, según Barrera.

Para que el concepto marche bien, hay que ofrecer talleres que atraigan a la gente. “Es lo que más funciona”. Además ha querido llegar a un público que no dispone de máquina de coser, en casa, pero que tiene nociones de cómo hacerlo. “Esta tienda es única porque tenemos alquiler por horas de máquinas, pero es una línea del negocio que no es tan atractiva como los talleres, porque la gente no sabe coser. Hay que trabajar primero la formación”, comenta esta estilista de vestuarios en series metida a empresaria.

EMPRENDEDORES, la revista líder en economía de empresa, te ofrece esta y otras noticias de interés para tu negocio a través de Plataforma Comercios.

En Plataforma Comercios del Grupo Cooperativo Cajamar encontrarás todas las soluciones para tu negocio.