La inversión en activos fijos del sector primario creció un 9 % en 2017


El pasado año ya realizamos un comentario sobre la evolución de la formación bruta de capital fijo (FBCF) en el sector primario con una perspectiva de largo plazo (aquí). En aquel documento señalábamos el avance progresivo de la “inversión viva” (los recursos biológicos cultivados) en el conjunto de los activos fijos del sector.

La inversión en activos fijos del sector primario creció un 9 % en 2017

Según los datos de la Contabilidad Nacional del INE, la inversión en activos fijos del sector primario español ascendió en 2017 a 6.331,2 millones de euros, un 2,9 % de la inversión realizada por el conjunto de los sectores económicos. Esta cifra suponía un crecimiento nominal del 9 % con respecto al año precedente, la tasa más baja de los tres últimos años, pero por encima del crecimiento del PIB (5,6 %) y de la propia producción de la agricultura, ganadería, pesca y silvicultura –AGPS– (3,9 %).

La inversión en activos fijos del sector primario creció un 9 % en 2017

Por componentes, volvió a ser la “inversión viva” la que acumuló un mayor porcentaje de la FBCF, con un 45,7 % de la misma y ganando de nuevo terreno a los edificios y construcciones (28 %). Maquinaria y bienes de equipo, que venían perdiendo peso año tras año desde el máximo alcanzado en 2010 (43 %), recuperó en 2017 algo de terreno, llegando al 24,6 %. Por otro lado, los productos de propiedad intelectual (básicamente I+D y programas informáticos), alcanzaron el 1,6 %, una décima más que el año anterior y con una fuerte tasa de crecimiento interanual de su valor nominal (18,9 %).

La inversión en activos fijos del sector primario creció un 9 % en 2017

En términos de esfuerzo inversor, medido como porcentaje que supone la FBCF sobre el total de la producción del propio sector, en 2017 este fue del 10,9 %, a tan solo una décima del anterior máximo, registrado en 2009. La crisis de 2009 redujo el esfuerzo inversor del sector hasta niveles de principios de siglo, y solo comenzó a mejorar a partir de 2014, ya en fase de expansión de la economía nacional. De cara a la crisis poscovid en la que nos estamos adentrando, es muy posible que vivamos nuevamente un decaimiento de esta variable, al menos hasta que las expectativas del sector mejoren. Y eso va a depender en gran medida de la marcha de la economía, lo que a su vez va a estar muy mediatizado por las medidas de política económica que se tomen en las próximas semanas y meses. Una apuesta decidida por las producciones europeas como elemento estratégico en caso de nueva pandemia, o una batería de inventivos a la inversión (el vector sostenibilidad es sin duda una oportunidad para afrontar el futuro inmediato) podrían ser señales que favorecieran el desarrollo de la inversión en el corto plazo y del propio sector primario en el medio y largo plazo.

Fuente: Contabilidad Nacional de España (INE)

Descarga documento (PDF 434 KB.)