Meat Attraction, el escaparate de la carne española


Meat Attraction, el escaparate de la carne española

Las frutas y hortalizas y el sector cárnico tienen en España dos puntos en común. Ambos se han convertido en baluartes de la balanza comercial y ambos dependen en muy baja medida de las subvenciones y ayudas públicas. Tal vez por eso, ambos sectores hayan optado por un modelo de feria de carácter internacional similar. Meat attraction aspira a convertirse, como su hermana hortofrutícola, en el referente anual del sector cárnico en España y, derivado de la potencia exportadora de dicho sector, en una cita obligada para los importadores y agentes de compras a nivel internacional.

El sector de la carne y sus transformados, como el resto de sectores agroalimentarios, se enfrenta a corto plazo con el reto lograr producciones cada vez más sostenibles y saludables (y en la ganadería hay que añadir que con criterios de carácter ético a la hora del trato a los animales), minimizando el uso de recursos y el impacto de la actividad.

Meat Attraction, el escaparate de la carne española

La sociedad se está transformando y en las decisiones de compra de las familias cada vez pesan más variables como la huella de carbono, el bienestar animal o el comportamiento social de las empresas que producen nuestros alimentos. De hecho, en el mundo occidental sobre todo, han surgido una serie de movimientos que confluyen en proponer un menor consumo de carne o incluso su eliminación completa. Las motivaciones iniciales de todos estos movimientos sociales son diferentes, y van desde el respeto a los animales, hasta las preocupaciones medioambientales y relacionadas con el cambio climático; en algunos casos mezcladas con movimientos políticos organizados, lo que implica que sus principios puedan terminar sobrepasando el ámbito de los comportamientos individuales para llegar al de las normativas y obligaciones legales.

Por otro lado, el crecimiento de la población mundial y la necesidad de proteínas derivada de este provocan que la demanda global de carne siga creciendo. La competitividad de España (y de Europa en su conjunto) en este sector, unido a la imagen de calidad de los productos agroalimentarios originarios de la UE, hace que las exportaciones se hayan convertido en una opción estratégica para un número creciente de empresas. En este sentido, el Barómetro ANICE-Cajamar de la Industria Cárnica Española informa que hemos pasado de un 65 % de empresas cárnicas exportadoras en junio de 2018 a un 71 % previsto en el primer semestre de 2019.

Meat Attraction, el escaparate de la carne española

Fuente: Barómetro ANICE-Cajamar de la Industria Cárnica Española

Por otra parte, la extensión de la peste porcina africana por amplias zonas de Asia y Europa, sitúa al sector porcino español en una situación de relativa ventaja para cubrir los déficit de oferta que se están produciendo –aunque sean seguramente coyunturales–. Claro que, desde el punto de vista de los procesadores de carne, el coste de su materia prima crece derivado del aumento del precio de las canales de cerdos ante la relativa escasez mundial. En cualquier caso, parece que la coyuntura se muestra favorable para el sector de la carne español a corto y medio plazo.

Esta segunda edición de Meat Attraction debe servir no solo para hacer buenos negocios e impulsar nuestras exportaciones, debe ser también un encuentro en el que se reflexione sobre el futuro del sector y las circunstancias sociales y económicas en las que este va a estar inmerso en los próximos años. Al margen de la coyuntura favorable actual, el sector va a tener que enfrentarse a una creciente presión social en torno a sus métodos de producción y a su propia existencia. También tendrá que enfrentar una competencia creciente. En este caso, los acuerdos comerciales de la UE con países y zonas comerciales en las que hay presentes grandes productores de carne supondrán una presión añadida a las empresas españolas, que tendrán que defender sus producciones más allá de los precios. El crecimiento de un mercado de productos sustitutos (trampantojos y texturizados basados en vegetales, o la de momento muy cara carne sintética) pone de relieve que estos retos son cada vez más cercanos y acuciantes.

Otros temas, no menos relevantes, vienen a darse cita con el sector: su papel como dinamizador de las zonas rurales (piénsese en la bautizada España vaciada); las posibilidades de incorporación de nuevas tecnologías en cada una de las fases de la cadena de producción (desde la genética de los animales, al diseño de las granjas, pasando por el funcionamiento de las mismas y el análisis de los datos generados por los procesos) y sus potenciales impactos favorables en la sostenibilidad, la eficiencia o la sanidad, y la lucha contra la proliferación de noticias falsas en torno a hábitos alimenticios o a sectores productivos completos en redes sociales el manejo de las crisis reputacionales sobrevenidas por esta u otras razones.

Seguramente se nos quedan en el tintero muchos más temas de los que se hablará en los eventos, seminarios y hasta en los pasillos de la Meat Attraction a partir del 17 de septiembre: un espacio para vender, mostrar y reflexionar en torno a uno de los principales pilares del sector agroalimentario español.

Accede al programa de Meat Attraction 2019. (PDF 50 KB.)

Consigue tu pase de acceso AQUÍ.

Meat Attraction, el escaparate de la carne española
David Uclés Aguilera
Innovación Agroalimentaria
Cajamar Caja Rural