Eficiencia en el uso de agua en agricultura intensiva


pro 2 1500987848

El agua utilizada en la agricultura supone en torno a dos tercios de toda el agua usada en el mundo y en muchas zonas debe competir con otros sectores por un recurso que es escaso. En este contexto, el agua para riego se debe usar del modo más eficiente y sostenible posible, teniendo en cuenta que en muchas zonas del mundo la única agricultura posible es la de regadío. El invernadero se ha mostrado como un elemento altamente eficiente en el uso del agua. A modo de ejemplo, en la cuenca mediterránea la producción de una tonelada de tomate al aire libre necesita entre 50-60 m3 de agua, mientras que en invernadero las necesidades están entre 25-30 m3. Si la eficiencia se expresa en términos económicos (expresada como euros generados por la producción/m3 empleados en riego), esta es hasta 6 veces superior a la del olivar y 55 veces mayor que la del maíz. Esta mayor eficiencia en el uso de agua se debe a que las necesidades de riego de un cultivo en invernadero son como mínimo un 30 % menores que para ese cultivo al aire libre, ya que el invernadero reduce la radiación solar y anula el viento.

Para realizar un riego eficiente el primer paso es conocer cuáles son las necesidades de agua de los cultivos. Para los cultivos hortícolas bajo invernadero en Almería, Cajamar ha desarrollado herramientas sencillas que permiten conocer las necesidades de riego a partir de valores de radiación solar en exterior y temperatura máxima y mínima del invernado, así como la aplicación informática PrHo v 2.0.