Nuevos cultivos frente al cambio climático


Nuevos cultivos frente al cambio climático
Hoja de moringa

Dada la oportunidad de diversificación que ofrece el conjunto del sector agroalimentario, y debido a la necesidad de abordar el desarrollo de cultivos adaptados a las nuevas condiciones climáticas, surge el proyecto Moresvia. Este proyecto tiene como objetivo principal el estudio de la moringa y la estevia con el fin de aprovechar su potencial desde la fase de producción en campo hasta su transformación en productos e ingredientes que incorporen valor a la cadena agroalimentaria. Ambos cultivos ofrecen alternativas reales de cultivo aumentando la diversificación de actividades y la resiliencia de los productores frente a un entorno cambiante. De igual forma, la transformación de estos productos contribuye a incrementar el valor añadido del producto final y mejorar la renta final de los agricultores.

El proyecto Moresvia ya es una realidad gracias a la alianza entre diferentes empresas, asociaciones y centros de investigación, y acaba de ser beneficiario de una ayuda en el marco del Programa de Desarrollo Rural de la Comunitat Valenciana 2014-2020 para proyectos de cooperación relacionados con experiencias innovadoras y sostenibles entre productores y centros de investigación.

Disponemos de un equipo multi-actor consciente de que juntos no solo sumamos sino que multiplicamos resultados. Por ello vamos a trabajar durante dos años en conocer más y mejor estos cultivos para encontrar sus posibilidades de transformación.

El proyecto no parte de cero en cuanto al desarrollo de variedades puesto que Cajamar ya ha realizado experiencias anteriores. También el Departamento de Producción Vegetal de la Universitat Politècnica de València ha trabajado en la sistematización y estudio del material vegetal. Por su parte, el Instituto de Ingeniería de Alimentos para el Desarrollo de la UPV, ha trabajado previamente en el análisis bioquímico de productos alimentarios de gran interés. Asimismo, AVAMOR (Asociación Valenciana de Productores de Moringa) y Mongarma- Ecologicval, reúnen a los agricultores de ambos cultivos que aportarán sus conocimientos y experiencias reales en campo.

Nuevos cultivos frente al cambio climático
Cultivo de moringa

Se elegirán las variedades más características y su comportamiento en campo será evaluado durante el proyecto. Se analizarán las condiciones de conservación y envasado de las hojas para su consumo directo. Y por último se estudiará su optimización para la formulación de magdalenas y galletas. En el caso de la estevia el objetivo será la sustitución total o parcial de los azúcares convencionales (sacarosa) y evaluar así su influencia. De forma análoga, en el caso de la moringa, se evaluará la sustitución de las proteínas de leche y huevo por moringa. En definitiva, el objetivo que se persigue es optimizar el producto final tanto desde el punto de vista organoléptico como desde el nutricional.

Nuestro trabajo se centrará en diseñar y poner en marcha la parcela piloto en el Centro Experimental de Cajamar donde se evaluarán las diferentes variedades de estevia y moringa seleccionadas. Monitorizaremos el mejor desarrollo del cultivo, trabajando de forma conjunta con el resto de socios en demostrar prácticas de producción sostenibles tales como métodos naturales de control de plagas.

Esperamos proporcionar guías de cultivo y un modelo replicable de mejores prácticas para un aumento de la capacidad de adaptación de ambos cultivos al cambio climático.

Nuevos cultivos frente al cambio climático
Lorena Tudela Marco
Centro de Experiencias de Cajamar
Dada la oportunidad de diversificación que ofrece el conjunto del sector agroalimentario y debido a la necesidad de abordar el desarrollo de cultivos adaptados a las nuevas condiciones climáticas surge el proyecto Moresvia. Este proyecto tiene como objetivo principal el estudio de la moringa y la estevia con el fin de aprovechar su potencial desde la fase de producción en campo hasta su transformación en productos e ingredientes que incorporen valor a la cadena agroalimentaria. Ambos cultivos ofrecen alternativas reales de cultivo aumentando la diversificación de actividades y la resiliencia de los productores frente a un entorno cambiante. De igual forma, la transformación de estos productos contribuye a incrementar el valor añadido del producto final y mejorar la renta final de los agricultores.