Un foro para sumar (bio)esfuerzos: avances sobre bioestimulantes y biofertilizantes


Estos bioproductos son fundamentalmente microorganismos, extractos de plantas y aminoácidos que aplicados al suelo o a los cultivos buscan la mejora en la absorción y asimilación de nutrientes. Y habitualmente su uso se asocia a una menor aplicación de productos de síntesis y a la reducción de residuos en la cadena agroalimentaria. En un contexto de elevada dependencia de recursos no renovables y creciente cambio climático, la apuesta por un sistema agroalimentario sostenible es fundamental para garantizar la seguridad alimentaria y a la vez una gestión eficaz y óptima de los recursos naturales.

Un foro para sumar (bio)esfuerzos: avances sobre bioestimulantes y biofertilizantes

Durante dos días y a lo largo de 5 mesas redondas Grupo Cooperativo Cajamar reunió a 19 ponentes con trayectorias vinculadas al uso, producción, investigación, comercialización y regulación de estos bioproductos. Esta combinación de enfoques era el objetivo principal del foro. Desde el inicio, cuando se planteó la posibilidad de generar este espacio de debate, nos propusimos realizar una revisión rigurosa de los bioestimulantes y biofertilizantes a nivel técnico y del marco legal, recogiendo la visión empresarial y respeto hacia los consumidores y medio ambiente.

El foro de bioestimulantes y biofertilizantes se celebró en la Sala de Cultura de Cajamar, en Valencia, el pasado miércoles 14 y jueves 15 de noviembre de 2018. El encuentro contó con 100 participantes de diferentes ámbitos: agricultores, empresas productoras y comercializadoras de bioestimulantes, industria auxiliar, la administración, asociaciones de productores y profesionales del sector agroalimentario se reunieron para compartir su conocimiento y los últimos avances sobre estos nuevos productos.

A modo de síntesis, se plasman las líneas principales sobre la visión de futuro de los bioestimulantes que fueron compartidas en el foro:

  • Son múltiples las vías que ofrecen estos bioproductos. Por un lado, pueden aumentar la absorción de nutrientes y mejorar el sistema radicular en ciertas condiciones, sin efecto negativo en el rendimiento. Por otro lado, podrían actuar como apoyo en la nutrición de los cultivos o mejorar otros parámetros como los niveles de clorofila, la floración...etc. También podrían jugar un papel importante en el control del estrés abiótico de las plantas. En definitiva, tienen un alto potencial como mejorantes.
  • Para descubrir todas estas potencialidades son necesarias altas dosis de investigación-práctica de los mecanismos específicos de funcionamiento de estos componentes en el suelo y las plantas. Estos avances deben servir para generar conocimiento colectivo sobre las capacidades de estos productos y aclarar su correcto manejo y uso final.
  • Las perspectivas de crecimiento en el mercado de estos productos son positivas. Actualmente, los bioestimulantes representan el 3% del valor del mercado de la UE según datos de la CE. Sin embargo, son varios los factores que pueden beneficiar su crecimiento en el mercado. Por un lado, el desarrollo de la agricultura de precisión, que establece un seguimiento de los cultivos y mide la respuesta de los mismos ante la aportación de insumos de producción. Y por otro lado, la creciente demanda por parte de los consumidores de alimentos ecológicos, promueve el uso de insumos biológicos frente a los productos síntesis.
  • Por último, la aprobación del Reglamento de bioestimulantes de las plantas a nivel Europeo es necesaria. La existencia de un marco legal definido, marcará pautas armonizadas de funcionamiento y fomentará la confianza entre los usuarios finales.
Un foro para sumar (bio)esfuerzos: avances sobre bioestimulantes y biofertilizantes

Durante el foro, se visibilizó la cantidad de empresas productoras de bioestimulantes que están trabajando en estas líneas, sobre todo en el esfuerzo de inversión en I+D+i para favorecer el desarrollo de nuevos productos más efectivos y con menores costes para los agricultores. También la administración y las asociaciones representativas centran esfuerzos en diseñar un reglamento que se ajuste a las necesidades del sector. Desde Cajamar la propuesta es seguir trabajando en trasladar de forma directa las últimas novedades, con el objetivo de seguir transformando el conocimiento en rentabilidad y competitividad para las empresas agroalimentarias.

Pincha aquí y podrás visualizar un resumen de las opiniones de nuestros ponentes.

Estos bioproductos son fundamentalmente microorganismos, extractos de plantas y aminoácidos que aplicados al suelo o a los cultivos buscan la mejora en la absorción y asimilación de nutrientes. Y habitualmente su uso se asocia a una menor aplicación de productos de síntesis y a la reducción de residuos en la cadena agroalimentaria. En un contexto de elevada dependencia de recursos no renovables y creciente cambio climático, la apuesta por un sistema agroalimentario sostenible es fundamental para garantizar la seguridad alimentaria y a la vez una gestión eficaz y óptima de los recursos naturales.

Durante dos días y a lo largo de 5 mesas redondas Grupo Cooperativo Cajamar reunió a 19 ponentes con trayectorias vinculadas al uso, producción, investigación, comercialización y regulación de estos bioproductos. Esta combinación de enfoques era el objetivo principal del foro. Desde el inicio, cuando se planteó la posibilidad de generar este espacio de debate, nos propusimos realizar una revisión rigurosa de los bioestimulantes y biofertilizantes a nivel técnico y del marco legal, recogiendo la visión empresarial y respeto hacia los consumidores y medio ambiente.

El Foro de Bioestimulantes y Biofertilizantes se celebró en la Sala de Cultura de Cajamar, en Valencia, el pasado miércoles 14 y jueves 15 de noviembre de 2018. El encuentro contó con 100 participantes de diferentes ámbitos: agricultores, empresas productoras y comercializadoras de bioestimulantes, industria auxiliar, la administración, asociaciones de productores y profesionales del sector agroalimentario se reunieron para compartir su conocimiento y los últimos avances sobre estos nuevos productos.

A modo de síntesis, se plasman las líneas principales sobre la visión de futuro de los bioestimulantes que fueron compartidas en el foro:

- Son múltiples las vías que ofrecen estos bioproductos. Por un lado, pueden aumentar la absorción de nutrientes y mejorar el sistema radicular en ciertas condiciones, sin efecto negativo en el rendimiento. Por otro lado, podrían actuar como apoyo en la nutrición de los cultivos o mejorar otros parámetros como los niveles de clorofila, la floración...etc. También podrían jugar un papel importante en el control del estrés abiótico de las plantas. En definitiva, tienen un alto potencial como mejorantes.

- Para descubrir todas estas potencialidades son necesarias altas dosis de investigación-práctica de los mecanismos específicos de funcionamiento de estos componentes en el suelo y las plantas. Estos avances deben servir para generar conocimiento colectivo sobre las capacidades de estos productos y aclarar su correcto manejo y uso final.

- Las perspectivas de crecimiento en el mercado de estos productos son positivas. Actualmente, los bioestimulantes representan el 3% del valor del mercado de la UE según datos de la CE. Sin embargo, son varios los factores que pueden beneficiar su crecimiento en el mercado. Por un lado, el desarrollo de la agricultura de precisión, que establece un seguimiento de los cultivos y mide la respuesta de los mismos ante la aportación de insumos de producción. Y por otro lado, la creciente demanda por parte de los consumidores de alimentos ecológicos, promueve el uso de insumos biológicos frente a los productos síntesis.

- Por último, la aprobación del Reglamento de bioestimulantes de las plantas a nivel Europeo es necesaria. La existencia de un marco legal definido, marcará pautas armonizadas de funcionamiento y fomentará la confianza entre los usuarios finales.

Durante el foro, se visibilizó la cantidad de empresas productoras de bioestimulantes que están trabajando en estas líneas, sobre todo en el esfuerzo de inversión en I+D+i para favorecer el desarrollo de nuevos productos más efectivos y con menores costes para los agricultores. También la administración y las asociaciones representativas centran esfuerzos en diseñar un reglamento que se ajuste a las necesidades del sector. Desde Cajamar la propuesta es seguir trabajando en trasladar de forma directa las últimas novedades, con el objetivo de seguir transformando el conocimiento en rentabilidad y competitividad para las empresas agroalimentarias.


Estación Experimental y Centro de Experiencias de Cajamar Caja Rural