El invernadero "parral" ejemplo de tecnología adaptativa


220617 dji 0023 2 1501000007

La provincia de Almería tiene un eficiente sistema productivo de hortalizas fuera de temporada que abastece los mercados europeos. El motor de ese sistema productivo son los invernaderos. En la actualidad la superficie transformada con esta tecnología alcanza unas 30.000 ha (CAPDR, 2016).

En 2016 se publica el trabajo realizado conjuntamente por IFAPA y Cajamar titulado “El sistema de producción hortícola protegido de la provincia de Almería”, en el capítulo dedicado a los invernaderos se recoge la distribución de los diferentes tipos de estructuras que constituyen el ecosistema productivo hortícola Almeriense. Un aspecto importante de este trabajo es el chequeo cada 5 años aproximadamente a través de una encuesta de la realidad productiva del sistema hortícola protegido. La primera encuesta se remonta a la campaña 1999/2000 y la última a la campaña 2012/2013. En ese intervalo de tiempo la evolución de superficie cubierta con los principales tipos de estructuras se recogen la tabla siguiente:

tabla 2 1500999373

El tipo de estructura parral multicapilla simétrico (invernadero raspa y amagado) se consolida como la estructura hegemónica con un crecimiento continuado en detrimento de la variante plana, estructura claramente obsoleta. La antigüedad media de los parrales planos es 22,5 años frente a 12,3 años de los parrales multicapilla simétricos o los 16 años del total. Pero la mayoría de las tipologías utilizan la técnica constructiva del parral, el 97,7% de la superficie.

Filtrando la muestra para los invernaderos con 5 y 2 años o menos, obtenemos la tendencia constructiva centrada en el modelo parral multicapilla simétrico, también se observa un crecimiento importante del modelo multitúnel.

g circular  1501000017

El invernadero parral no es una estructura perfecta, pero se caracteriza por su adaptabilidad y capacidad de evolución; de cubiertas planas se pasó a cubiertas a dos aguas, se reemplazó la madera por tubo de hierro galvanizado, la altura no ha dejado de incrementarse con el paso del tiempo, de manera que actualmente hay estructuras que alcanzan los 6 m en cumbrera y también se ha mejorado su capacidad de ventilación con la incorporación de las ventanas cenitales. Pero todavía presenta más opciones de desarrollo, como la incorporación de automatismos que optimicen la gestión del clima. Aunque se han incorporado tímidamente sistemas evaporativos para el control de la temperatura y la humedad relativa, será clave la automatización del accionamiento de la ventanas laterales y cenitales que actualmente son en su mayoría de accionamiento manual. Como ventajas del invernadero parral multicapilla simétrico destacan la sencillez de manejo, la adaptabilidad a la geometría de la parcela, la facilidad de mantenimiento y las bajas exigencias energéticas que lo convierten en una estructura claramente sostenible y respetuosa con el medio ambiente.