El crédito al sector agroalimentario creció un 5,2 % en 2018 en un entorno de continuado desendeudamiento


Ya hemos hablado en esta colección de documentos de la evolución del crédito agroalimentario en dos ocasiones anteriores. La primera, para señalar la evolución de esta variable en el año 2017 (aquí) y la segunda para preguntarnos si estamos asistiendo a un proceso de sobreendeudamiento en el sector (aquí).

El crédito al sector agroalimentario creció un 5,2 % en 2018 en un entorno de continuado desendeudamiento

En la presente agronota volvemos al análisis de la coyuntura y mostramos la evolución de esta variable y sus componentes a lo largo del año 2018. A 31 de diciembre el saldo vivo de crédito en el sector agroalimentario español ascendía a 44.092,4 millones de euros, de los que algo menos de la mitad correspondían al sector primario (21.362,9) y el resto a la industria de los alimentos, bebidas y tabaco, 22.729,5 millones. El ascenso del saldo conjunto ha sido de un 5,2 % en un año, lo que contrasta con el descenso del crédito al conjunto de las actividades económicas que ha seguido cayendo durante 2018 (-7,3 %). Con respecto al ritmo de crecimiento registrado en 2017, se ha producido una ligera desaceleración ya que en el ejercicio precedente el crédito creció a una tasa del 7,4 %.

El crédito al sector agroalimentario creció un 5,2 % en 2018 en un entorno de continuado desendeudamiento

El resultado más evidente de este aumento del crédito agroalimentario que lleva ocurriendo desde 2014 es que el su peso sobre el crédito dedicado al conjunto de las actividades económicas ha alcanzado un 8 % (lo que significa recuperar la cifra de junio del año 2000).

El crédito al sector agroalimentario creció un 5,2 % en 2018 en un entorno de continuado desendeudamiento

Otro de los resultados (bastante menos evidente) de este proceso es que, a pesar de la diferente trayectoria de los saldos total y agroalimentario, el segundo ha seguido reduciendo sus niveles de morosidad hasta un 5,6 %, 1,2 puntos porcentuales por debajo de la tasa general. Sin embargo, es cierto que el ritmo de reducción de la tasa de morosidad en el agroalimentario se está reduciendo, y con ella el diferencial a su favor.

La fuente de todos los datos es Banco de España

Descarga documento (PDF 1,11 MB.)