Negocio

Las compañías granadinas Sima y Ventuceli, casos de éxito en comercio exterior

19 de Mayo, 2016

Cajamar Caja Rural y el ICEX han reunido esta mañana a 35 empresarios de las provincias de Granada y Jaén con motivo de la celebración de una jornada dedicada a la internacionalización, en la que se han expuesto casos de éxito y estrategias para competir en el mercado exterior.

icex granada 006 web 1463662008

La jornada se enmarca en el ciclo “Desayunos Cajamar-ICEX”, cuyo objetivo es favorecer la información y el traslado de experiencias entre los responsables de empresas interesadas en buscar clientes fuera de las fronteras nacionales.

El director provincial de Comercio y de ICEX, Rafael Fuentes, el director de zona de Cajamar en Granada y Jaén, Francisco Manuel Martínez, y el presidente de la Escuela Internacional de Gerencia, Antonio Sánchez, han participado en este encuentro, en el que han expuesto sus experiencias el presidente del Grupo Ventuceli, Miguel Ángel Hernández, y el director comercial del Grupo Sima, Rafael Marañon.

Los directivos de estos dos grupos empresariales granadinos han explicado a los asistentes los procesos seguidos en cada caso para implantarse en otros países y los principales aspectos que hay que tener en cuenta para consolidarse en nuevos mercados.

Experiencias empresariales

El Grupo Ventuceli S.A. es un conglomerado de empresas dedicadas a grandes movimientos de tierras a nivel nacional e internacional, transporte de materiales y conservación, y mantenimiento de carreteras tanto en obras públicas como privadas. Actualmente, realizan obras en casi todo el territorio nacional y en diversos países a nivel internacional.

El estancamiento de la economía española y la crisis del sector de la construcción con una disminución considerable de concursos fueron para este grupo empresarial el impulso y la oportunidad de salir al exterior y sondear el mercado mundial. Tras numerosos estudios de mercado, decidieron implantarse en el exterior y exportar su “know how”, constituyendo filiales en países como Perú, Colombia, Chile, Marruecos y Argelia, países con fuerte crecimiento económico, tendencias alcistas de PIB y gran proyección de futuro para el desarrollo de su negocio.

Miguel Ángel Hernández ha señalado que “la internacionalización es clave para las empresas de hoy día, no sólo por las oportunidades de negocio que presenta, sino también por la visión estratégica empresarial que te enseña dicha experiencia”.

Según ha precisado, “aprendes a reducir los riesgos comerciales diversificando tus actividades económicas y seleccionando cuidadosamente a tus clientes. Asimismo, aprovechas tus fortalezas, potenciando tu valor añadido”.

En este sentido, el presidente del Grupo Ventuceli ha explicado “en nuestro caso, poseemos un parque de maquinaria de 400 vehículos de última generación, pues la innovación y tecnología más actual son garantías de calidad en los servicios, y un valioso capital humano, pues a fin de cuentas, las empresas las hacen las personas que trabajan en ellas”.

En su exposición también ha subrayado que “la diversificación de nuestras actividades económicas ha favorecido una disminución del riesgo comercial, y de esta forma se ha evitado concentrar toda la actividad en un solo sector”.

El otro caso de éxito expuesto en la jornada ha sido el Grupo SIMA. Nació en 1970, fundada por Antonio García, creador de la primera máquina de corte de azulejos a inglete. El genio demostrado con la creación de un producto innovador y de una empresa dedicada al negocio del corte de azulejos continuó manifestándose durante las siguientes décadas con la ampliación de la gama, la adopción de una imagen corporativa ampliamente reconocida y la expansión internacional.

La apertura al exterior se inició por los países mediterráneos, para posteriormente dar el salto a Latinoamérica. Tras el relevo de su fundador en la gerencia por su hijo, Javier García, la vocación internacional es aún más intensa. Actualmente, la compañía está presente en 77 países, donde en el 80% de los casos su presencia es estable y significativa.

Rafael Marañón ha subrayado en su intervención que “la internacionalización no es ni un descubrimiento reciente, ni tampoco una promesa de éxito inmediato. Como todo en el mundo de la empresa, es una carrera de fondo, que requiere visión, esfuerzo en recursos, determinación y paciencia”.

“Exportar- ha añadido- nos ayuda a diversificar riesgos, incrementar nuestras ventas y es una fuente de aprendizaje desde distintos mercados y necesidades. Exportar nos abre al mundo y nos aporta, a cambio, perspectiva”.