Noticias Agro

Cajamar presenta en Barcelona el segundo Observatorio sobre el Sector Agroalimentario Español

28 de Noviembre, 2019

El presidente de Cajamar, Eduardo Baamonde, junto al presidente de la Comisión de Economía Agroalimentaria del Collegi d'Economistes de Catalunya, Francesc Reguant; el catedrático de Análisis Económico de la Universitat de València y director adjunto del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), Joaquín Maudos; y el director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar, Roberto García Torrente, han presentado hoy en Barcelona el segundo número del ‘Observatorio sobre el sector agroalimentario español en el contexto europeo. Informe 2018’ ante cerca de 70 profesionales y técnicos de empresas agroalimentarias catalanas.

Esta publicación −única de estas características en nuestro país− ha sido elaborada por Cajamar y el Ivie y se apoya en un observatorio que analiza el comportamiento del sector agroalimentario español en comparación con el de los países de la Unión Europea, cuantificando de forma conjunta las distintas ramas productivas que definen el sector.

observatorio agroalimentario informe 2018 BCN1

Francesc Reguant ha señalado la importancia del sector agroalimentario catalán y ha destacado la colaboración y las sinergias establecidas entre el Observatorio del Sector Agroalimentario Español y ObeAlimentaria (Observatorio de Economía Agroalimentaria, impulsado por el Col.legi d’Economistes).

Durante su intervención, Eduardo Baamonde ha señalado que este estudio muestra que “el sector agroalimentario debe empezar a ser considerado por la sociedad como uno de los sectores estratégicos de nuestro país, ya que, más allá de que los datos económicos muestren que España es una de las grandes potencias en materia agroalimentaria, la producción, transformación y comercialización de alimentos y bebidas son imprescindibles para nuestra vida, así como lo es la capacidad del sector de generar más alimentos, de mayor calidad y cualidades para nuestro bienestar”.

El presidente de Cajamar ha animado al sector “a seguir creciendo y mejorando la rentabilidad a través de la diferenciación de sus productos y del incremento del valor añadido”, y para ello aseguró que “es necesario que agricultores, industria y distribución inviertan en nuevas tecnologías y big data para la digitalización integrada de toda la cadena de valor, e incrementen la inversión en I+D+i para lograr un modelo sostenible que sepa adelantarse a las necesidades de los consumidores”. Por último, señaló que, en su opinión, “las cuatro prioridades para mejorar la competitividad del sector son: la profesionalización, elevar la dimensión, la internacionalización y aumentar la inversión en I+D+i”.

Por su parte, el economista y catedrático de Análisis Económico de la Universitat de València, Joaquín Maudos, ha desgranado los datos más destacados del informe y ha señalado que “el sector agroalimentario español prosigue su crecimiento por cuarto año consecutivo en la generación de valor añadido”. En 2018 supuso el 9,2 % del total de la economía española, ascendiendo el VAB del sector agroalimentario ampliado a 100.742 millones de euros, incluyendo toda la cadena: sector primario, transformación y comercialización, lo que supone medio punto más que el año anterior.

España es la quinta economía del sector agroalimentario de la Unión Europea, aportando el 11,4 % del VAB del sector agroalimentario europeo en 2017, un peso por encima del 7,7 % de la economía española en el total de la UE-28, lo que deja patente la mayor especialización de España en este sector. Según ha precisado Maudos, nuestro país aporta el 9,5 % del empleo del sector agroalimentario de la UE-28, lo que nos sitúa en cuarta posición, gracias al peso de la distribución agroalimentaria (12 %, tercera econo­mía europea), seguida de la industria de la transformación (quinta economía de la UE, con el 9,2 %) y del sector primario (con el 7,4 %, cuarto país).

observatorio agroalimentario informe 2018 BCN

El informe también refleja que en los últimos nueve años el sector agroalimentario español respecto a la UE-28 ha registrado una ganancia relativa de competitividad, ya que la caída acumulada de los costes laborales unitarios (-5,2 %) ha sido más intensa que a nivel europeo (-4,5 %). Además, es un sector mucho más competitivo que el de la UE-28 ya que sus costes laborales unitarios son un 21 % más reducidos.

En relación a las exportaciones, ha explicado que España es la cuarta economía exportadora de productos agroalimentarios de la UE-28, aportando el 9,4 % del total, y la sexta economía importadora al concentrar el 7,1 % de las importaciones agroalimentarias de la Unión Europea. Por último, ha destacado que en el ranking europeo de esfuerzo innovador nuestro país se sitúa por debajo de la media de la UE-28, con un valor cinco veces inferior al de los Países Bajos, país con el mayor esfuerzo inversor del sector agroalimentario (2,2 %) de la UE-28.

La presentación del Observatorio ha concluido con la intervención del director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar, Roberto García, quién ha explicado que el sector agroalimentario, además de realizar un esfuerzo inversor en infraestructuras y procesos de producción, tiene que intensificar la inversión en I+D en todos los eslabones de la cadena para lograr así que nuestro modelo agroalimentario sea sostenible a nivel económico, social y medioambiental.

El presidente de Cajamar, Eduardo Baamonde, junto al presidente de la Comisión de Economía Agroalimentaria del Col•legi d'Economistes de Catalunya, Francesc Reguant; el catedrático de Análisis Económico de la Universitat de València y director adjunto delInstituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), Joaquín Maudos; y el director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar, Roberto García Torrente, han presentado hoy en Barcelona el segundo número del ‘Observatorio sobre el sector agroalimentario español en el contexto europeo. Informe 2018’ ante cerca de 70 profesionales y técnicos de empresas agroalimentarias catalanas.

Esta publicación −única de estas características en nuestro país− ha sido elaborada por Cajamar y el Ivie y se apoya en un observatorio que analiza el comportamiento del sector agroalimentario español en comparación con el de los países de la Unión Europea, cuantificando de forma conjunta las distintas ramas productivas que definen el sector.

Francesc Reguant ha señalado la importancia del sector agroalimentario catalán y ha destacado la colaboración y las sinergias establecidas entre el Observatorio del Sector Agroalimentario Español y ObeAlimentaria (Observatorio de Economía Agroalimentaria, impulsado por el Col.legi d’Economistes).

Durante su intervención, Eduardo Baamonde ha señalado que este estudio muestra que “el sector agroalimentario debe empezar a ser considerado por la sociedad como uno de los sectores estratégicos de nuestro país, ya que, más allá de que los datos económicos muestren que España es una de las grandes potencias en materia agroalimentaria, la producción, transformación y comercialización de alimentos y bebidas son imprescindibles para nuestra vida, así como lo es la capacidad del sector de generar más alimentos, de mayor calidad y cualidades para nuestro bienestar”.

El presidente de Cajamar ha animado al sector “a seguir creciendo y mejorando la rentabilidad a través de la diferenciación de sus productos y del incremento del valor añadido”, y para ello aseguró que “es necesario que agricultores, industria y distribución inviertan en nuevas tecnologías y big data para la digitalización integrada de toda la cadena de valor, e incrementen la inversión en I+D+i para lograr un modelo sostenible que sepa adelantarse a las necesidades de los consumidores”. Por último, señaló que, en su opinión, “las cuatro prioridades para mejorar la competitividad del sector son: la profesionalización, elevar la dimensión, la internacionalización y aumentar la inversión en I+D+i”.

Por su parte, el economista y catedrático de Análisis Económico de la Universitat de València, Joaquín Maudos, ha desgranado los datos más destacados del informe y ha señalado que “el sector agroalimentario español prosigue su crecimiento por cuarto año consecutivo en la generación de valor añadido”. En 2018 supuso el 9,2 % del total de la economía española, ascendiendo el VAB del sector agroalimentario ampliado a 100.742 millones de euros, incluyendo toda la cadena: sector primario, transformación y comercialización, lo que supone medio punto más que el año anterior.

España es la quinta economía del sector agroalimentario de la Unión Europea, aportando el 11,4 % del VAB del sector agroalimentario europeo en 2017, un peso por encima del 7,7 % de la economía española en el total de la UE-28, lo que deja patente la mayor especialización de España en este sector. Según ha precisado Maudos, nuestro país aporta el 9,5 % del empleo del sector agroalimentario de la UE-28, lo que nos sitúa en cuarta posición, gracias al peso de la distribución agroalimentaria (12 %, tercera econo­mía europea), seguida de la industria de la transformación (quinta economía de la UE, con el 9,2 %) y del sector primario (con el 7,4 %, cuarto país).

El informe también refleja que en los últimos nueve años el sector agroalimentario español respecto a la UE-28 ha registrado una ganancia relativa de competitividad, ya que la caída acumulada de los costes laborales unitarios (-5,2 %) ha sido más intensa que a nivel europeo (-4,5 %). Además, es un sector mucho más competitivo que el de la UE-28 ya que sus costes laborales unitarios son un 21 % más reducidos.

En relación a las exportaciones, ha explicado que España es la cuarta economía exportadora de productos agroalimentarios de la UE-28, aportando el 9,4 % del total, y la sexta economía importadora al concentrar el 7,1 % de las importaciones agroalimentarias de la Unión Europea. Por último, ha destacado que en el ranking europeo de esfuerzo innovador nuestro país se sitúa por debajo de la media de la UE-28, con un valor cinco veces inferior al de los Países Bajos, país con el mayor esfuerzo inversor del sector agroalimentario (2,2 %) de la UE-28.

La presentación del Observatorio ha concluido con la intervención del director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar, Roberto García, quién ha explicado que el sector agroalimentario, además de realizar un esfuerzo inversor en infraestructuras y procesos de producción, tiene que intensificar la inversión en I+D en todos los eslabones de la cadena para lograr así que nuestro modelo agroalimentario sea sostenible a nivel económico, social y medioambiental.