Las empresas cambian los hoteles por los pisos para sus viajes de trabajo

21 de Octubre, 2019

Cada vez más empresas buscan que el trabajador se sienta casi como en casa pese a estar a cientos o miles de kilómetros de su hogar y, de paso, ahorrarse el importe que costaría un hotel. Esta nueva fórmula, conocida como alquiler corporativo, cada vez está ganando más terreno en nuestro país.

En estos casos, la rentabilidad media está en torno al 27% por encima del alquiler tradicional y de larga estancia, de modo que los costes por alojar así a los trabajadores pueden ser hasta un 30% inferiores a los de un hotel, a lo que hay que sumar unos menores costes de mantenimiento y la despreocupación con respecto al check-in por parte del usuario. Por el lado del propietario también son visibles sus ventajas: seguridad frente a los impagos y saber que no es necesario ninguna licencia especial, como ocurre con los apartamentos turísticos, aunque tenerla no impide participar de esta forma de arrendamiento.

Las grandes ciudades son, por ahora, los destinos más solicitados: Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Sevilla o Málaga.